Migrantes

Llegan al país cenizas de ocho migrantes masacrados en México

La espera de 19 meses terminó ayer para ocho familias guatemaltecas que recibieron, en medio de lágrimas y dolor, los restos cremados de sus parientes que fueron localizados en fosas clandestinas descubiertas en San Fernando, en el estado de Tamaulipas, México, en abril del 2011.

POR OMAR ARCHILA

Mediante pruebas de ADN (ácido desoxirribonucleico) practicadas a familiares de las víctimas, las autoridades mexicanas y guatemaltecas establecieron la identidad de 10 connacionales para repatriarlos. Dos ya habían sido entregados.

Familiares y amigos de los ocho guatemaltecos que fueron masacrados en México cuando intentaban ingresar en Estados Unidos, entre lágrimas y dolor, recibieron de las autoridades las urnas que contenían las cenizas de sus seres queridos.

Autoridades mexicanas atribuyeron la matanza a los Zetas.

Víctimas

Entre los inmigrantes repatriados están William Rodríguez Alejandro, originario de Jutiapa; Bilder Osbely López y Jacinto Daniel López, de San Marcos; Érick Raúl Velásquez y Marvin y Miguel Ángel, ambos de apellidos Chávez Velásquez, de Quetzaltenango; Gregorio Can Escún, de Sololá, y Delfino Cusanero, de Chimaltenango.

Mario Mencho, alcalde de Cajolá, Quetzaltenango, acompañó a los familiares y amigos de repatriados, debido a que tres de las víctimas eran oriundas del lugar. El jefe edil afirmó que el 60 por ciento de la población de ese lugar tiene familiares en EE. UU.

Adrián Eusebio Can, padre de una de las víctimas, expresó: “La última vez que hablé con mi hijo fue el 24 de marzo del año pasado, pocas semanas antes de que apareciera muerto”.

Indicó que su hijo viajó el 22 de marzo hacia EE. UU., según él, para mejorar la calidad de vida de su esposa y dos hijos, a quienes dejó en la orfandad.

“La partida de un ser querido a otro país deja desolación en la familia que se queda. Por eso hacemos el llamado para que nuestros connacionales no se vayan al extranjero, pues con paciencia, esfuerzo y sacrificio aquí se puede sacar adelante a la familia”, refirió Vicente Siquín Armira, una de las personas que acompañaron a los familiares de las víctimas.

POR OMAR ARCHILA
familiares llevan en manos la urna que resguarda las cenizas de Gregorio Can Escún.

PrensaLibre.tv